El éxito de un proyecto depende de varias condiciones, para que las empresas requieran un proveedor de servicios con un amplio know-how, teórico y práctico. Condiciones como:

  • ¿El proyecto tiene acero à más?
  • ¿Solución de aire acondicionado está diseñado para sus necesidades? ¿Y consumo más económico?
  • ¿Los recubrimientos son los mejores? ¿No hay alternativas equivalentes y más económicas?
  • ¿Las distintas especialidades de ingeniería y arquitectura se hacen debidamente compatibles?

Los errores que más comprometen los costes, plazos y calidad final ocurren en esta fase del proyecto.

Los ingenieros y arquitectos que proyectan el trabajo, por no tener ninguna responsabilidad para el pago de la misma, no toman en cuenta los costos de las soluciones.

La DDN es responsable del control de los riesgos de la fase del ‘proyecto’, con miras a la valoración final del proyecto.

Los pasos principales de este servicio incluyen:

Estrategia del Proyecto

Es también en esta etapa que definimos con el cliente, lo que los derechos y responsabilidades de los distintos actores del proyecto, la forma y modo de comunicación y análisis del riesgo. Este proceso tiene como output el plan estratégico del proyecto, que es esencial a la inversión, el presupuesto y planificación de cada proyecto, debidamente defendidas por el estudio de mercado y factibilidad, teniendo en cuenta el análisis de riesgo. Es este documento que refleja las reglas de las relaciones y toma de decisiones de los actores del proyecto, reflejado correctamente en la matriz de responsabilidades y flujo de información.

Conceción

En esta etapa el DDN ejecutará a la gestión, implementación y coordinación de los proyectos necesarios para la definición clara y sin ambigüedad del programa.

 

Gestión de proyectos que valora su inversión